Android Wear nos ha abierto una posibilidad: la de poder cambiar de reloj cada día, sin tener que tener una buena colección en nuestra casa. Esto es gracias a que podemos personalizar las cubiertas del reloj, para poner la que más nos guste a nosotros, algo que nos abre muchísimas vías de personalización y de modificar el aspecto que llevamos cada día en nuestra muñeca.

La guerra de relojes tradicionales, contra las copias en Android Wear comienza 01

Sin embargo, ha surgido una moda con esta tendencia de personalización: la de copiar los diseños de los grandes relojes de lujo, de tal forma que nuestro Android Wear tenga la esfera de uno completamente diferente y que sí existe en realidad. Algo que estos fabricantes no ven con muy buenos ojos, y que se han propuesto erradicar a toda costa.

Te puede interesar:  El Sony Xperia Z4 con materiales de metal y sensor de huellas dactilar

Otro capítulo de abogados contra usuarios

Según podemos leer en TorrentFreak, son muchos los fabricantes de relojes que se han sumado a esta particular caza de brujas. Fossil, Armani, Certina, Tissot, Swatch, Mondaine… muchas compañías han empezado a mandar cartas de cese y desista, tanto a individuales como a páginas web en conjunto. Se les da 24 horas para retirar el contenido, con posibles demandas de no satisfacer sus exigencias.

La guerra de relojes tradicionales, contra las copias en Android Wear comienza

También podemos leer que estos sitios web que proporcionan esferas personalizables (como FaceRepo) no han tenido más remedio que adaptarse a estas exigencias. Retiradas en cuestión de horas, filtrar por palabras, cuentas desactivadas para los reincidentes… creen que algunos diseños sí son originales, pero que las marcas tienen su derecho a defender el diseño que les caracteriza.

Te puede interesar:  Happn, Cupido en la calle, con esta aplicación

Un frente más en la batalla de la piratería

Parece que un nuevo frente en esto de la piratería se acaba de abrir sin que nos demos cuenta, aunque viendo el resto de campos podemos imaginarnos cómo terminará: intercambios considerados como ilegales o dudosos en el mejor de los casos, y abogados que estarán a la caza de todos estos usuarios.