android adicto al androide

La mayoría de teléfonos inteligentes que están operativos funcionan con Android, el sistema operativo de Google. Esto significa que una aplastante mayoría de usuarios se manejan con los iconos de esta plataforma y pueden estar interesados, por ende, en aumentar el rendimiento de sus dispositivos. No en vano, al cabo del tiempo, son muchos los que detectan que sus teléfonos, ya sean de gama alta, media o básica, ralentizan su funcionamiento y experimentan problemas a la hora de poner en marcha ciertas funciones, aplicaciones y juegos. Es cierto que los teléfonos más económicos son más propensos a sufrir las consecuencias de la sobrecarga de contenidos y programas, pero todos los propietarios de teléfonos móviles con Android tienen a su alcance hasta 7 trucos para que los dispositivos funcionen más rápido. Te los presentamos, a continuación.

1) Actualiza frecuentemente tu smartphone. Ocurre, en ocasiones, que los usuarios poco experimentados no tienen la menor idea acerca de cómo llevar a cabo una actualización de sistema operativo. Pues bien, debes saber que actualizar a menudo el software de tu teléfono es importante para disfrutar de distintas mejoras, avances y correcciones realizadas en el apartado del rendimiento y la seguridad. Este tipo de actualizaciones suelen llegar a los equipos vía OTA (Over The Air), de modo que no necesitarás conectar el dispositivo con cables a tu ordenador en ningún momento. Lo más probable es que recibas una notificación para advertirte de su disponibilidad.

Si no es así, también puedes acceder al apartado Ajustes > Acerca del dispositivo > Actualización de software para comprobar si existe alguna actualización en la recámara. En este punto también debemos recordarte la importancia de actualizar aquellas aplicaciones que tienes instaladas y que suelen recibir mejoras y correcciones con cierta frecuencia.

android_tools

2) Limpia la pantalla de inicio. También tendrás que prestar atención a la cara más visible de tu equipo: la pantalla de inicio. Nosotros te recomendaríamos que sustituyas un wallpaper o fondo de pantalla estático en lugar de animado y que mantengas ordenados los iconos, limitando la cantidad de widgets. Cuantos menos ítems tengas en la pantalla principal del teléfono, más ganarás en rendimiento.

3) Desinstala aquellas apps que ya no utilizas. Y qué decir de la gran cantidad de aplicaciones que tienes instaladas en tu teléfono y que tan solo descargaste por curiosidad. Haz revisión y controla qué aplicaciones realmente utilizas y qué otras están de adorno. Para ello, accede al apartado Configuración > Aplicaciones. Pincha sobre Desinstalar para eliminarlas definitivamente de tu equipo.

4) Desactiva las animaciones. He aquí un cambio importante, pero complicado de llevar a cabo si tienes pocos conocimientos sobre desarrollo de Android. Se trata de desactivar ciertas animaciones desde el área de opciones del desarrollador. Accede al apartado Ajustes > Acerca del teléfono y desplázate hasta encontrar el número Build. Pulsa sobre el mismo siete veces hasta que aparezca el mensaje que te identifica como “desarrollador”. Regresando al menú anterior, deberías encontrar ver las distintas opciones acerca de la animación. Toca sobre cada uno de estos ítems para apagarlos.

5) Elimina los datos de la caché. El almacenamiento de datos de las aplicaciones en la caché sirve para que los programas se carguen más rápido. Y aunque en la mayoría de ocasiones se trata de una herramienta que nos resultará de gran utilidad, es muy probable que la caché siga almacenando datos de aplicaciones que ya no utilizas. Para gestionar esta información te recomendamos acceder al apartado Ajustes > Aplicaciones y diapositivas. Dentro del área Todas, selecciona la aplicación que desees revisar y pincha sobre Borrar la caché. Si prefieres borrarlo todo, pulsa sobre Configuración > Almacenamiento y elige la opción correspondiente.

Configuración  Almacenamiento

6) Desactiva la sincronización automática. Las funciones de sincronización son las que tienen un mayor impacto sobre la duración de la batería. Una opción interesante (aunque radical) es la de apagar la sincronización de todas las aplicaciones. Existe, para los más moderados, una opción que permite reducir la frecuencia de sincronización y eliminar todas aquellas cuentas de las que no necesitas estar tan pendiente. De este modo, por ejemplo, si desactivas la sincronización de Facebook tendrás que entrar en la aplicación para ver las actualizaciones pendientes. A cambio de este gesto, ahorrarás un buen pico en batería y aumentarás el rendimiento global del equipo. Para llevar a cabo este cambio accede a Configuración > Sincronización automática > Cuentas.

7) Haz un reinicio y regresa a los ajustes de fábrica. Y terminamos con un truco bastante drástico, pero efectivo, para ganar rendimiento: realizar una limpieza total del equipo regresando a los ajustes de fábrica. Antes de poner en marcha este proceso recomendaríamos realizar una copia de seguridad de todos los elementos importantes y después, acceder al apartado Ajustes > Copia de seguridad y restablecer > Restablecer datos de fábrica.